El PRACTICO 1.0 - Edición Digital eBook - Recetario

L – Legumbres

Las legumbres en la alimentación

Las legumbres han alimentado a la humanidad desde tiempos inmemoriales. La mayoría de ellas se conocían ya en la prehistoria, cuando nuestros antepasados las recolectaban directamente de las plantas silvestres y se las comían como podían. Posteriormente, cuando los hombres y las mujeres del Neolítico aprendieron a cultivar plantas, las lentejas y los garbanzos se contaron entre los primeros alimentos que se obtuvieron de forma controlada. Parte de la evolución humana y, en consecuencia, de lo que somos hoy, se debe a miles y miles de años de comer legumbres.

En este orden de cosas, las legumbres son, probablemente, el producto más sustancial, remoto y universal de los domesticados durante la Revolución agrícola. Es una familia vegetal que existe hace millones de años, con orígenes muy diversos en el mundo y variedades que han viajado y prosperado entre todos los continentes. Ello ha generado un comercio internacional que ajusta la demanda y la exportación sin sobresaltos económicos.

Las legumbres consumen poco agua, enriquecen el suelo en que se cultivan, aportando nitrógeno y no precisan fertilizantes químicos generadores de gases con efecto invernadero. Potentes en proteínas, fibra, vitaminas y minerales serán imprescindibles para satisfacer la demanda alimenticia de una población mundial creciente, por lo que necesitará aumentarse en un 70% su producción agrícola de 2050.

Recetario "El Práctico", L - Legumbres
El PRACTICO 1.0 - Edición Digital eBook - L - Legumbres

Cooking Books

Verduras: Nutrición

Además, as verduras y hortalizas cuentan con numerosas propiedades beneficiosas para la salud del ser humano. En su composición cuentan con niveles elevados de agua (desde el 75 al 95% de agua dependiendo de las especies) y aportes reducidos de hidratos de carbono, proteínas o grasas. Una de las particularidades más significativas de estos productos es su riqueza en vitaminas, minerales, fibra y sustancias antioxidantes.

Finalmente, estas características las hacen un alimento ideal para la prevención de enfermedades degenerativas o cardiovasculares, además de resultar reguladoras de sistemas tan importantes del organismo como el nervioso, inmunológico, muscular o digestivo, actuando también estos productos como saludables diuréticos, depurativos, antisépticos y antibacterianos.